Manuel Herrero Montoto

"(Oviedo 1950) escritor asturiano que combina la cirugía, la literatura y los viajes. Vive entre Oviedo y la vega de Tereñes (Ribadesella – Asturias). Posee en su casa de campo uno de los criaderos de topos más visitados de Europa. El pasado año, dos de sus ejemplares recibieron la medalla de plata en el certamen de La taupe et la terre, Saint Malo. Al margen de su dedicación al Topo y la vida a oscuras, que así se llama el parque temático que regenta en Tereñes, ha escrito novelas, cuentos, una obra de teatro, y mogollón de artículos de opinión en la prensa nacional y local. Novelas: En El habitante (KRK) se cuela en el género negro; de lleno en lo erótico escribe la trilogía Omara la trapecista (Septem), Omara en el París de las maravillas (Septem) y El grito de Omara (Septem); de viajes, Manding y Desde el Km cero (Septem); escribió a cuatro manos junto al fantasma de su abuelo Modesto Montoto (fotógrafo y productor cinematográfico de principios del siglo XX) su biografía, Un abuelo de cine (Luna de Abajo). Teatro: Cabo Juan desfiló por los escenarios de Asturias con notable éxito. Articulista: Colaborador en prensa, en la sección de Opinión, en un principio en el diario El Independiente y desde hace más de 30 años en La Nueva España. En la actualidad colabora con relatos breves en las publicaciones de Editorial Más Madera. Novelas disponibles a editor: Dios, el mundo y los cabrones, versión del Nuevo Testamento no apta a miembros del Opus; Se rifa canario rojo cantor, mi aportación entusiasta a la autoficción; Cuaderno de un lunar díscolo, el médico enfermo retrata la Sanidad enferma que nos toca vivir y morir."

Sus libros

Cuaderno de un lunar díscolo

18.00

Que la medicina y la cirugía son cosa seria, nadie lo pone en duda. Que el miedo a la enfermedad y a la muerte nos iguala y nos desespera, es una obviedad, aun habiendo excepciones entre quienes no le temen a nada. Esos dirán: ¡quién dijo miedo! Que el dolor es cosa preocupante y que ser el paciente en una consulta médica es poco deseable, elemental… Esto lo conocen la mayoría de los mortales, pero ¿saben los mortales qué siente un cirujano cuando ocupa la silla del paciente después de haber ejercido varias décadas? ¿Tiene el mismo criterio un cirujano cuando es paciente que el paciente que no es médico y no tiene idea de medicina? Este libro es mucho más que una reflexión sobre la cirugía, sobre el camino y destino de la medicina. Es, en buena medida, una crítica a un modelo en vías de deshumanizarse, donde la tecnología ayuda a arrinconar aún más, si cabe, al ser humano. Seres humanos, y otros no tanto, son los que entran y salen de escena en esta ficción que puede ser teatralizada de principio a fin. Los diferentes actos son aquí ordenados por un Herrero Montoto que toma, a veces, la voz del narrador y otras le deja a su aire llevando el argumento de la ironía a la crítica mordaz, con momentos de una acidez gamberra exquisita. El fin: divertir a la vez que se desliza una crítica fundamentada sobre lo mal que nos puede ir dentro y fuera de un hospital. Por si fuera poco, en medio de todo el trajín, irrumpe la gran pandemia de la que poco a poco el ser humano de un siglo XXI, ya mayorcito de edad, parece que se va recuperando. Leer Cuaderno de un lunar díscolo deja tan buen sabor de boca que apetece pedir cita para que el doctor que deambula por este consultorio, nos amenice con nuevas experiencias tan hilarantes como trágicas, verosímiles o increíbles. En este libro se constata que el autor se maneja con destreza en quirófano y parte la pana con altura literaria. Disfruten, sobre todo, disfruten de un sentido del humor que no conoce límites.

De vinos

15.00

Es importante resaltar la pasión que el vino está despertando
en todo el mundo y que esta bebida refleja cada vez más la cultura
de cada uno de los pueblos y su capacidad de discutir y de afirmar
la evolución y el posicionamiento cultural, sirviendo para comparar
el nivel cultural y social de cada país, lo que no ocurre con otras
bebidas.
Del prólogo de Ceferino Cimadevilla Alonso
Presidente Asociación Asturiana de Sumilleres

Desde el autobús

15.00

Desde el autobús tiene su origen en 2019, en el transcurso de una presentación en tierras bercianas. En aquel encuentro con el público se evocaron varios proyectos literarios y uno de ellos sería este, basado en estaciones y autobuses. Se proponía un libro de viajes cuyo medio de locomoción, el autobús, fuese común para todos los escritores a la vez que se abordasen los no-lugares a los que se refería el antropólogo Marc Augé, espacios de transitoriedad como las estaciones, que podrían ser un buen escenario para ver qué nos encontrábamos en ellas. Con estas mínimas premisas se construye este libro de relatos en el que dieciocho autores miran dentro y fuera de un autobús o de una estación, como se mira dentro y fuera de las vidas que en ellos se cruzan. Luis Arias Argüelles-Meres, uno de los autores habituales de la editorial, aceptó la propuesta de Más Madera con la ilusión sincera que le era propia. Nunca podríamos haber imaginado que Luis fuera a dejarnos a comienzos del 2021. Su muerte nos ha conmovido y entristecido profundamente, y es por ello que este libro se propone en homenaje a un amigo. En él sus lectores encontrarán el último relato inédito que nos hizo llegar. Sirva para recordarle.

La cara oculta del Museo

15.00

Esta obra se realiza en colaboración con el Museo de Bellas Artes de Asturias.

El libro que ahora mismo tiene el lector entre sus manos, titulado La cara oculta del Museo, reúne un conjunto de relatos de toda una serie de escritores que han tomado diversas obras del Museo de Bellas Artes de Asturias como pretexto, hilo conductor o inspiración para componer sus cuentos. Además, se trata de obras que no pueden identificarse con esas piezas maestras y siempre referentes de una colección que tiene todo museo, sino que se adentran por los territorios menos transitados de la misma, pero también altamente interesantes. En este sentido, aquí reside una de las mayores aportaciones de este libro: su talante revelador y su capacidad para alumbrar una cara menos conocida del Museo a través de pinturas que no suelen ser objeto de la diaria contemplación en el contexto de la colección permanente, al hallarse muchas de ellas en sus almacenes, o que si están en ella pueden pasar por su aparente modestia algo más inadvertidas. De todas maneras, se trata, todas ellas, de obras realmente importantes, de alto valor histórico y artístico y que ahora se convierten en alimento de diferentes narraciones.
(Del prólogo de Alfonso Palacio, Director del Museo de Bellas Artes de Asturias)

1 2